Zoom - Vista normal 100% Zoom + | Contacto | Buscar | Mapa del sitio
Interés Especial
Si es Bayer, es bueno
Lunes, 14 de julio de 2008
Nueva planta piloto en Halle para tecnología orientada al futuro:

Bayer usará plantas de tabaco para elaborar medicamentos

Baño de inmersión genético: El Dr. Sylvestre Marillonnet coloca las plantas de tabaco boca abajo en un tanque al vacío llenado con solución bacterial. La bacteria transporta genes a la planta, los que son capaces de producir sustancias medicinales activas.
- El primer candidato para el desarrollo de la nueva planta es el linfoma no Hodgkin. La primera fase clínica podría comenzar en el 2009.
- Bayer ha invertido más de 10 millones de euros en Halle desde el año 2006.


Halle, julio 14, 2008.- Los productos medicinales derivados de plantas e incluso del tabaco: una visión que pronto podría convertirse en realidad. Bayer y su subsidiaria Icon Genetics han desarrollado en conjunto un nuevo proceso de producción que se puede utilizar para elaborar fármacos biotecnológicos en plantas de tabaco. Para ello se inauguró una nueva instalación para producir proteínas terapéuticas en Halle, Saxony-Anhalt, Alemania. En el futuro, las sustancias activas producidas en las plantas de tabaco se podrán utilizar para desarrollar nuevos métodos de tratamiento y prevención para enfermedades que actualmente no cuentan con opciones médicas satisfactorias.

“Este proyecto pretende aumentar las posibilidades de descubrir nuevas terapias para enfermedades mortales al emplear fármacos obtenidos con métodos biotecnológicos”, señaló el Dr. Wolfgang Plischke, miembro de la Junta directiva de Bayer AG, cuyas responsabilidades incluyen la innovación. "Los tipos de cáncer no son todos iguales. Hay muchos tipos de enfermedades tumorales que se deben tratar independientemente con sustancias activas específicas. El objetivo es usar este proceso para producir un fármaco individual para cada paciente". Esta tecnología orientada hacia el futuro es un ejemplo perfecto de la forma innovadora en que Bayer combina su vasta experiencia en investigación farmacéutica con sus conocimientos en el área de la genética de las plantas y la biotecnología.

En el Biocentro de Halle de Icon Genetics, actualmente hay 26 personas dedicadas a la investigación y el desarrollo de sustancias activas biotecnológicas producidas en las plantas. Estas sustancias se pueden utilizar, por ejemplo, para tratar el cáncer o como vacuna contra la influenza. Los científicos trabajan en aproximadamente mil metros cuadrados de laboratorios e invernaderos. La nueva planta piloto ha creado 11 nuevos trabajos en Halle para expertos altamente calificados, la mayoría de los cuales vienen de la misma región. Bayer adquirió Icon Genetics en el 2006 y desde entonces ha invertido más de 10 millones de euros en Halle para el estudio de productos farmacéuticos provenientes de plantas.

Los productos biofarmacéuticos ofrecen nuevas posibilidades para combatir enfermedades

Actualmente, el 15% de los medicamentos se elabora por medio de biotecnología y 1 de 4 fármacos nuevos son productos biofarmacéuticos cuyo componente activo se elabora en biorreactores utilizando bacterias, levadura de cerveza y, por ejemplo, células de insectos o hámsteres. Se espera que estos productos, y en particular los tratamientos contra el cáncer, representen un creciente segmento del mercado.

La producción de "medicamentos personalizados" a través de procesos de biotecnología es un tema de especial importancia. Las proteínas producidas en las plantas de tabaco se pueden obtener rápidamente y en grandes cantidades, lo que ofrece prospectos para terapias que anteriormente eran impracticables debido al tiempo necesario para elaborarlas o por su viabilidad económica.

Antes de que la planta de tabaco comience a producir un componente farmacéutico activo, la información genética del fármaco se debe transportar a la planta con la ayuda de agrobacterias. La planta se ubica en posición invertida sobre una solución bacterial específica para ella. Un proceso de vacío permite que la planta de tabaco absorba la solución bacterial a través de sus poros, la que luego se distribuye por toda la planta y así la información genética pasa a sus células. Luego la planta utiliza esta información genética para producir el componente activo.

La primera proteína producida en la planta piloto de Halle que será candidata para desarrollo clínico es una vacuna de anticuerpo específica del paciente para la terapia contra el linfoma no Hodgkin (LNH). Este es un trastorno maligno que afecta el sistema linfático. El objetivo de la nueva terapia es activar el sistema inmunológico del paciente para que el propio sistema de defensa del organismo detecte y destruya las células malignas. Las pruebas clínicas en la fase I están programadas para el 2009. Las proteínas terapéuticas obtenidas en Halle deben cumplir ciertos requisitos para que se puedan emplear en estudios clínicos.

“Estas instalaciones de producción de insumos para estudios clínicos es un paso importante hacia la meta de utilizar nuestra tecnología en beneficio de los pacientes”, señaló el profesor Yuri Gleba, director administrativo y fundador de Icon Genetics. “Con nuestro método, la planta de tabaco es capaz de producir grandes cantidades de compuestos complejos para el uso medicinal de una manera rápida, simple, segura y económica”.

La empresa de Bayer que participa como líder en este proyecto es Bayer Innovation GmbH (BIG). BIG, una subsidiaria de propiedad total de Bayer AG, evalúa y desarrolla nuevos campos de negocios para el grupo Bayer Group que se relacionan con las competencias clave de Bayer en el ámbito de la medicina, la nutrición y materiales innovadores y complementa sus áreas clave actuales de innovación y negocios.

Icon Genetics es una subsidiaria de propiedad total de Bayer Innovation GmbH. Se estableció en 1999 fue adquirida por Bayer en el 2006. La empresa desarrolla procesos de producción biotecnológica de medicamentos y otros productos de alta calidad en las plantas.

Acerca del linfoma no Hodgkin y la vacuna idiotípica

El linfoma no Hodgkin es una enfermedad de carácter maligno que ataca el sistema linfático. Es el quinto tipo de cáncer más común después del cáncer de mamas, próstata, pulmones y colon. Se origina en los linfocitos, un tipo de glóbulos blancos. Existen dos tipos principales de linfocitos: los linfocitos B y los linfocitos T, también llamados células B y células T.

Los linfomas no Hodgkin se pueden dividir en dos categorías clínicas generales: los linfomas indolentes o de crecimiento lento, entre los cuales se encuentran los linfomas foliculares, y los linfomas agresivos o de crecimiento rápido, que incluyen los linfomas difusos de células B grandes (DLBCL). La prevalencia general de los LNH en la Unión Europea es de aproximadamente 230.000, con una incidencia anual que llega a los 70.000 casos nuevos. El linfoma folicular es uno de los tipos más comunes de LNH indolente y representa el 70% de los linfomas LNH. Es un tipo de cáncer que se prolonga bastante y es difícil de tratar.

Vacuna idiotípica
El propósito de Bayer es explorar la posibilidad de tratar el LNH con una vacuna idiotípica, una nueva forma de terapia que aún no ha sido aprobada. Se considera una inmunoterapia activa y, a diferencia de la mayoría de las terapias biológicas, es específica para cada paciente. Esto significa que los pacientes reciben un tratamiento con un producto personalizado para sus necesidades. Este método ya ha proporcionado experiencias promisorias. Sin embargo, actualmente la elaboración de vacunas individuales es compleja. Su producción en plantas simplifica este proceso y resulta más rápida y productiva, por ende, menos costosa que los procesos de producción convencionales.

La vacuna está compuesta por un anticuerpo (una inmunoglobulina) que se encuentra sólo en los linfocitos afectados por la enfermedad y no en los linfocitos sanos ni en otras células del cuerpo. Esta proteína se denomina "idiotipo". Se pretende producir un fármaco individual para cada paciente y administrarlo en forma de vacuna. El objetivo es activar el sistema inmunológico del paciente para que el propio sistema de defensa del organismo detecte y destruya las células malignas.

Usando este método, las células de la planta pueden producir proteínas activas rápidamente, las que pueden ser aisladas de la planta. Después de un tiempo, la planta pierde sustancia activa del DNA.

Buscar

Publicaciones
Enlaces
Síguenos